Historia del arte  •  Obras en detalle

Retrato de un artista (Piscina con dos figuras): Hockney, amor, pérdida y ganancia

Portrait of an Artist (Pool with Two Figures) (Retrato de un artista (Piscina con dos figuras)) es una de las pinturas más famosas de David Hockney, que combina dos de sus motivos más comunes: la figura masculina y la piscina. En este artículo, Singulart analiza y debate la historia detrás de esta obra maestra y el contexto de la vida y la carrera de Hockney.

¿Quién es David Hockney?

Hockney circa 2017. CREDIT: AFP
Hockney circa 2017. CREDIT: AFP

Nacido en Bradford, West Yorkshire, en 1937, Hockney estudió en el Royal College of Art de Londres de 1959 a 1962, donde gracias a su ambición y visión de superar los límites en sus estudios, su talento empezó a ser reconocido. Rápidamente alcanzó el éxito como pionero del Pop Art británico. En 1964 se trasladó a Los Ángeles, que describió como la «tierra prometida», lugar en el que «floreció» y posteriormente pintó obras como A Bigger Splash, que llegarían a definir su estilo y el Pop Art británico. A través de sus icónicas pinturas acrílicas altamente saturadas capturó la esencia de la alta vida en California en los años 60. A partir de aquí, la obra de Hockney ha pasado a abarcar la fotografía, la pintura de paisajes y los experimentos con nuevas tecnologías. Hoy en día, junto con Jeff Koons y Damien Hirst, es uno de los artistas vivos más ricos.

La historia detrás de Portrait of an Artist (Pool with Two Figures)

Retrato de un artista (Piscina con dos figuras) es una de las obras más famosas de David Hockney y en noviembre de 2018 se vendió por 90,3 millones de dólares, hasta el momento es el precio más alto jamás pagado por una obra de un artista vivo. La pintura acrílica sobre lienzo de 2,1m x 3m de dimensiones, representa dos figuras masculinas, una bajo el agua y la otra de pie completamente vestida al lado de la piscina mirando hacia la primera figura del agua. Con el telón de fondo de las exuberantes colinas verdes y los árboles que desaparecen en el cielo azul nebuloso se corta una piscina de color azul brillante. Hockney emplea sus característicos colores saturados y formas simplificadas y aplanadas para componer esta imagen icónica.

 David Hockney, Portrait of an Artist (Pool with Two Figures), 1972
David Hockney, Portrait of an Artist (Pool with Two Figures), 1972

La idea de la composición se inspiró en la casual yuxtaposición de dos fotos del piso del estudio de Hockney, una de una figura bajo el agua y la otra de un hombre mirando al suelo. Hockney declaró: «La idea de pintar dos figuras en diferentes estilos me atrajo tanto que empecé a pintar inmediatamente.» Sin embargo, la composición resultó ser más compleja de lo esperado y su primer intento fue descartado antes de que decidiera volver a ello en abril de 1972, cuatro semanas antes de la inauguración de una exposición de su obra en Nueva York. Viajó a una villa cerca de Saint Tropez para poner en escena la composición y tomar fotografías con un amigo y su ayudante antes de volver a su estudio de Londres y fotografiar estudios posteriores con su antiguo amante, Peter Schlesinger, que llevaba una chaqueta rosa en Kensington Gardens. Luego pintó durante dieciocho horas al día durante dos semanas para completar la pintura antes de la exposición.

La inclusión de su antiguo amante Peter Schlesinger en la composición, añade una capa de emoción personal a Retrato de un artista (Piscina con dos figuras), añadiendo poder a la obra. Al mirar a la figura masculina en la piscina, una figura que no es Hockney, sentimos el deseo del pintor, la melancolía y la angustia en la quietud de la puesta de sol.

Las piscinas de David Hockney

El motivo de la piscina caracteriza las primeras obras de Hockney de los años 60 y 70 y fue algo que encontró por casualidad. Cuando llegó por primera vez a Los Ángeles a principios de los años 60, le llamó la atención el gran número de piscinas de la ciudad. A diferencia de Inglaterra, donde se consideran un lujo, en Los Ángeles eran comunes. También las piscinas presentaron a Hockney un interesante desafío formal, el de representar el agua y en particular la superficie del agua, que cambia constantemente y evita la descripción. En Retrato de un artista (Piscina con dos figuras) representa el movimiento de la superficie del agua, causado por los movimientos de los nadadores, con líneas blancas onduladas que cortan el azul y las sombras de patchwork. También captura el efecto distorsionante del agua en el cuerpo del nadador, que contrasta fuertemente con la claridad de la figura en rosa de arriba.

Descubra obras de arte similares en la colección Inspirado en David Hockney de Singulart.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *