Featured  •  Historia del arte  •  Obras en detalle

La historia tras el autorretrato de Frida Kahlo con collar de espinas y el colibrí

El Autorretrato con collar de espinas y el colibrí es uno de los autorretratos más célebres de Frida Kahlo. Kahlo destaca por los elementos autobiográficos de su trabajo, y Autoretrato con Collar de Espinas y Colibrí está repleto de símbolos de su herencia mexicana. Singulart revela el simbolismo retratado en esta obra icónica, así como la exploración de los autorretratos de Kahlo y cómo el orgullo por su cultura influyó en su estilo.

Los autorretratos famosos de Frida Kahlo

Kahlo dijo: «Pinto autorretratos porque suelo estar sola, porque soy la persona que mejor conozco». Durante su vida, Kahlo pintó 143 obras de arte, 55 de las cuales eran autorretratos. Se ha hecho famosa por los elementos autobiográficos de sus piezas, retratando descaradamente su vida a través de sus obras. Todos sus autorretratos tienen algún elemento de dolor y angustia, ya sea físico, como el retratado en The Wounded Deer (El ciervo herido), o emocional, como Autorretrato con collar de espinas y el colibrí.

 

Uno de los primeros autorretratos de Kahlo se titulaba Self Portrait in a Velvet Dress (Autorretrato con un vestido de terciopelo). En contraste con su trabajo posterior, este muestra algunas influencias de las técnicas artísticas europeas, particularmente en las manos y el cuello alargados, y las ondas estilizadas en el fondo. A medida que Kahlo comenzó a explorar sus raíces mexicanas, con un interés particularmente ferviente después de su matrimonio con Diego Rivera, comenzó a incluir más simbolismo mexicano en su trabajo. La influencia del movimiento surrealista también comenzó a mostrarse en sus retratos, particularmente en piezas como Henry Ford Hospital y La Columna Rota.

Parece que no había ningún tema que Kahlo no estuviera dispuesta a tratar a través de sus retratos. El dolor por su divorcio de Rivera puede verse en piezas como Las dos Fridas y por supuesto Autorretrato con Collar de espinas y el Colibrí, mientras que piezas como La columna rota y Sin esperanza sugieren la angustia de Kahlo por su continuo deterioro físico. Incluso explora su infertilidad en obras como Roots, con Henry Ford Hospital haciendo referencia directa al aborto que experimentó en dicho hospital. Ella declaró, «Nunca pinto sueños o pesadillas. Pinto mi propia realidad».

Autorretrato con collar de espinas y colibrí

Self Portrait with Thorn Necklace and Hummingbird (1940)

Este autorretrato fue creado después del divorcio de Kahlo con Diego Rivera. A pesar de que los dos habían experimentado una relación tumultuosa, con asuntos extramatrimoniales por ambas partes, Kahlo estaba particularmente devastada cuando Rivera se embarcó en una aventura con su hermana menor Cristina. Sin embargo, fue Rivera quien pidió el divorcio cuando Kahlo regresó de exhibir su trabajo en Nueva York y París.

Autorretrato con collar de espinas y colibrí muestra a Kahlo mirando directamente al público, atrayendo inmediatamente al espectador. Está pintada frente a un bosque de hojas verdes tropicales, vestida con una túnica blanca. En su cabeza, dos mariposas descansan en su elaborado peinado, con dos libélulas volando cerca de ella. Kahlo se ha pintado a sí misma con un collar de espinas, con los pinchos perforando su piel y haciendo que sangre. Un mono en su hombro derecho tira del collar, mientras que un gato negro en el izquierdo arquea su espalda. Un colibrí boca abajo descansa en la base de su garganta.

Podemos observar matices religiosos obvios en la pieza a través del uso de la corona de espinas de Jesús. Kahlo se ha pintado a sí misma como una mártir cristiana, soportando el dolor de su matrimonio fallido. También se ha sugerido que las mariposas simbolizan la resurrección, por lo que Kahlo podría representarse a sí misma como Jesucristo.

El colibrí tiene una resonancia particular en la herencia mexicana de Kahlo. En la cultura mexicana, los colibríes simbolizan enamoramiento y se usan en los encantos de amor, pero el hecho de que este colibrí sea negro y sin vida sugiere la desolación de Kahlo tras el fin de su matrimonio. Alternativamente, el colibrí podría simbolizar a Huitzilopochtli, el dios azteca de la guerra. Este dios era a menudo representado como un colibrí, o con un casco en forma de colibrí azul o verde.

Rivera le dio a Kahlo un mono como mascota, así que el mono en su espalda podría ser una referencia directa a Rivera. También se cree que el mono podría simbolizar al diablo, y que en la obra de arte está antagonizando a Kahlo al tirar del collar de espinas. El gato negro es un símbolo de la mala suerte y la muerte, y Kahlo también ha pintado al gato para que mire directamente al espectador. El gato tiene la espalda arqueada, lo que sugiere un estado de agitación.

Kahlo a menudo utilizaba la flora y fauna como fondo para sus autorretratos, para crear un espacio claustrofóbico lleno de fertilidad. Se cree que el énfasis de su uniceja y bigote – con las líneas de sus cejas imitando la envergadura del colibrí alrededor de su cuello – fue pensado como una declaración feminista.

Frida Kahlo y la Mexicanidad

 Kahlo estaba muy influenciada por el movimiento de la Mexicanidad, que comenzó después de la revolución mexicana. El movimiento era una resistencia de la «mentalidad de inferioridad cultural» que había resultado del colonialismo, y tenía por objeto promover la historia y la cultura del pueblo indígena mexicano. La élite mexicana creía que México debía seguir el ejemplo de Europa y de la cultura europea, por lo que la cultura tradicional mexicana era despreciada. Después de unirse a un grupo de activistas llamado los Cachuchas, Kahlo empezó a vestirse al estilo Tehuana, los coloridos vestidos y chales mexicanos que aparecen en muchas de sus piezas, como My Dress Hang There.

Frida Kahlo, My Dress Hangs There (1933)
Frida Kahlo, My Dress Hangs There (1933)

Los críticos argumentan que los autorretratos de Kahlo no sólo retratan su vida personal, sino también la reforma política y social que estaba ocurriendo en su amado México. En su ensayo «Cultura, Política e Identidad en las Pinturas de Frida Kahlo», la historiadora de arte Jane Helland escribe, «El dolor personal de Kahlo no debe eclipsar su compromiso con México y el pueblo mexicano. Mientras buscaba sus propias raíces, también expresó su preocupación por su país mientras luchaba por una identidad cultural independiente».

El mencionado My Dress Hang There puede verse como una crítica a los Estados Unidos: los Estados Unidos son representados como un lugar desalmado con rascacielos y maquinaria, mientras que México es retratado como un terreno naturalista, exuberante y fértil. Un tema similar se explora en Self-Portrait on the Border, mostrando un fuerte contraste entre México y los Estados Unidos.

 Frida Kahlo, Self-Portrait on the Border (1932)
Frida Kahlo, Self-Portrait on the Border (1932)

El amor de Kahlo y su feroz orgullo por su herencia le aseguraron un lugar como icono en la cultura mexicana. Su antigua casa compartida con Rivera, La Casa Azul, es ahora un museo dedicado a su vida y su trabajo.

¿Desea ver obras al estilo de Frida Kahlo? Eche un vistazo a la colección de Singulart Inspirado en Frida Kahlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *